Un coche para navidad

Cuando tienes un hijo adolescente, bueno más que adolescente ya casi un hombre, cuando tu hijo cumple los dieciocho años es cuando te das cuenta de que ha dejado de ser un niño, cuando te das cuenta de que preparando los regalos navideños lo que no le regalas es un bote de colonia, sino que estas mirando en los desguaces coches uno de segunda mano que no te cueste mucho y que le dura al menos dos o tres años, lo suficiente para que acabe la carrera y luego, cuando ya tenga sus estudios acabados y su estabilidad económica por que haya encontrado un buen trabajo, que él se compre el que más le guste o el que quiera. El tuyo siempre será su primer coche y como el primer beso es el que no se olvida.

Los coches de los desguaces según te has estado informando acaban dando muy buen resultado, no dejan de ser coches de segunda mano que han sido vendidos al desguace para que este los comercialice, es como un intermediario entre el duelo del vehículo y tú que serás el comprador.
Si algo bueno tiene comprar un coche en el desguace es que sabes que lo vas a comprar con la garantía de que ha sido revisado y que no le fallará ningún componente si tú le das un trato correcto. Evidentemente si tu al coche lo tratas a las patadas y no le haces revisiones, ni cambios de filtros, ni de aceites… si solo te limitas a llenar el depósito y a viajar, el coche ya sea nuevo o de segunda mano acabará pidiéndote explicaciones. Si por el contrario le haces un buen mantenimiento al vehículo, lo tratas como es debido y no dejas de hacerle las revisiones y los cambios de líquidos que requiera, te aseguro que tendrás coche para rato. Esto es aplicable a muchas cosas de la vida, con las personas o con los animales, si le pegas a tu perro nunca confiará en ti, si por el contrario eres bueno y cariños con él y lo sacas a pasear y a lanzarle una pelota, tendrás un amigo fiel de por vida.

Todo necesita un mantenimiento, todo necesita un momento de tu tiempo, da igual que sea el coche, el perro o la familia, todo, absolutamente todo necesita de la atención de otros para poder funcionar a la perfección.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *