Diferencias entre intérprete y traductor profesional

Muy a menudo se confunde la profesión de intérprete con la de traductor profesional, ello se debe a que hay cierto desconocimiento sobre este tema. La traducción y la interpretación son servicios muy diferentes, aunque tengan en común que ambos profesionales trasladan un mensaje de una lengua a otra.

Traductor vs Intérprete

El traductor

La principal y más significativa diferencia entre traducir e interpretar es que traducir es la transferencia de texto escrito de un idioma a otro y la de interpretar se basa en un mensaje oral escuchado en una lengua y transmitido en otra.

El traductor toma el mensaje original en el idioma de destino a través de un soporte escrito.

Para desempeñar de forma adecuada su trabajo, es necesario que el traductor conozca la lengua de destino, y los términos especiales que puedan estar contenidos en el documento original para usar las palabras adecuadas en su traducción.

Incluso, si es necesario, hará un estudio de estas palabras técnicas para usarlas adecuadamente en su trabajo.

El interprete

El intérprete centra sus esfuerzos en la transmisión de un mensaje oral, quiere decir, escucha a un interlocutor en el idioma de origen y lo transmite a otra lengua, para ello se vale de algunos de los variados tipos de interpretación que existen.

Aunque ambos profesionales buscan facilitar la comunicación, cada uno necesita unas habilidades y características distintas para desarrollar su trabajo con eficacia.

Habilidades del traductor y del intérprete

Habilidades del traductor

  • Requiere un conocimiento profundo de la lengua de origen y de destino de los documentos con los que trabaja, así como una ortografía perfecta.
  • También debe poseer una capacidad de lectura muy detallada, y de revisión, corrección y edición de textos.
  • El traductor debe ser capaz de interpretar las metáforas y dobles sentidos de la lengua de origen y poder trasladarlos al texto de destino, como traductor técnico en Zaragoza.
  • El fin del trabajo del traductor es transmitir con las palabras precisas y de forma impecable el mensaje del cliente.

Habilidades del intérprete

  • Así como el traductor, el intérprete debe tener una comprensión profunda de la lengua de origen y de destino con las que va a trabajar.
  • Debe ser capaz de adaptarse, tener intuición, para poder interpretar y traducir lo que está escuchando en tiempo real. Así como poseer una gran memoria, muchas veces los intérpretes tienen que confiar únicamente en su retentiva para trabajar.
  • El intérprete realiza su trabajo de cara al público, por lo que son profesionales acostumbrados a afrontar todo tipo de situaciones, ya sea ruedas de prensa o grandes recepciones.

Cada una de estas profesiones requiere habilidades distintas que pueden hacer que un experto de los idiomas pueda desempeñarse tanto como traductor profesional o como intérprete.