Cómo tratar la Enfermedad de Lyme

La Enfermedad de Lyme (o Borreliosis), se caracteriza por una sintomatología extensa. Es conocida por imitar los síntomas de otras patologías crónicas o, incluso, afecciones más leves como la gripe.

Diagnosticar la enfermedad de Lyme, sigue siendo hasta la fecha un trabajo arduo y complejo. Calificada como degenerativa, al no ser detectada en una etapa temprana, la enfermedad  puede desarrollar problemas en el funcionamiento de los diferentes sistemas del cuerpo,  desmejorando nuestra calidad de vida.

Es por ello que los especialistas en salud se esfuerzan día a día para brindar las mejores opciones a sus pacientes y  ofrecer el tratamiento de Lyme que precisan en las diferentes etapas de la enfermedad.

¿Qué es la Enfermedad de Lyme?

Existen múltiples enfermedades transmitidas por la garrapata, entre las más comunes, se encuentra la enfermedad de Lyme. Es una zoonosis causada por la bacteria espiroqueta Borrelia burgdorferi, transmitida por la garrapata del ciervo, también conocida como garrapata de patas negras.

La garrapata transmisora pertenece al grupo Ixodes y se convierte en portadora de  Borrelia tras picar a un animal previamente infectado. Estos animales, tales como roedores y cérvidos, son quienes sirven como reservorio natural para este germen.

Los moquitos y otros insectos infectados también pueden transmitir la enfermedad de Lyme al ser humano.

El origen de esta enfermedad remonta a Old Lyme, un pueblo de Connecticut en Estados Unidos, donde apareció por primera vez en el año 1975 y se esparció rápidamente a ciudades vecinas.

Pero no fue hasta 1982 que el científico estadounidense Willy Burgdorfer, identificó la Borrelia burgdorferi como agente causante de esta afección.

 

¿Cuáles son los síntomas que aparecen con esta patología?

Los primeros síntomas que presenta la Borreliosis suelen incluir sarpullido en la zona picada, fiebre, fatiga, mialgia, dolores articulares y musculares.

Si la infección no es tratada a tiempo, puede extenderse a órganos como el corazón y afectar el sistema nervioso central. En este caso, los síntomas se vuelven más severos y el paciente amerita de un tratamiento más intensivo.

Entre estos síntomas destacan la artritis, parálisis facial, hinchazón del cerebro y entumecimiento de las manos y pies.

 

¿Cómo detectar la enfermedad?

Requiere diagnostico médico y puede detectarse mediante una prueba de laboratorio. Para practicar este análisis, los especialistas toman en cuenta las posibilidades de que el paciente haya sido expuesto a un ambiente donde habite la garrapata y analizan los síntomas este que presenta.

 

Tratamientos para la enfermedad de Lyme

El tratamiento estándar de la enfermedad de Lyme se basa en antibióticos como la amoxicilina y doxicilina, que se suministran en dosis, dependiendo de la edad y las patologías previas que pueda presentar el paciente.

La función que cumplen los antibióticos es detener el crecimiento y eliminar las bacterias de que han invadido el cuerpo del paciente. Para aliviar los síntomas se combinan otros medicamentos, como analgésicos y antiinflamatorios, que ayudan a disminuir el dolor y la inflamación de las articulaciones.

Generalmente, los pacientes se recuperan por completo al recibir el tratamiento indicado, mientras que otros sufren daños irreversibles en sus sistemas.