Como cambiar la bomba de agua

La bomba de agua es el corazón del sistema de refrigeración del coche, motivo por el cual es indispensable cambiarla cuando esta se rompa. Para conseguir una bomba de repuesto a los precios más bajos del mercado te recomiendo https://www.piezasdesegundamano.es/, porque allí encontrarás una bomba de alta calidad a un coste realmente bajo.

Sin embargo, es importante tener en consideración que el cambio de la bomba de agua se puede hacer tanto en un taller como por tu cuenta. Por esto, te recomiendo que sigas leyendo este post, con la finalidad de que puedas conocer más respecto al cambio de la misma.

Consejos para el cambio de la bomba de agua

La forma más fácil de hacer el cambio de la bomba de agua es llevar el coche a un taller, pero debes tener presente el coste de la reparación. Sin embargo, dependiendo del modelo de tu coche la reparación puede ascender hasta un total de 1000 euros.

Sin embargo, al hacer el cambio por tu cuenta, puedes encontrar una bomba de agua en un desguace por aproximadamente 160 euros. Esto te ahorrará mucho dinero, y para hacer el cambio simplemente debes seguir estos pasos:

Bajando la bomba vieja

Es muy importante bajar la bomba vieja para hacer el procedimiento de forma correcta. En todo caso, debes asegurarte de que el coche esté completamente frío antes de comenzar y empezarás por el drenaje del líquido refrigerante.

Una vez que se termine el drenaje del mismo, será el momento de proceder a desconectar las mangueras que se conectan con la bomba de agua. Después se deben quitar los tornillos de fijación para asegurarse de retirar la bomba y dejar la zona completamente limpia para la nueva instalación.

Coloca la bomba nueva

Es el momento de colocar la bomba nueva en su lugar, para ello es importante asegurarse de que se tiene una bomba igual a la que se ha quitado del motor. Esto evitará incompatibilidades, y cuando lo verifiques, simplemente debes conectar las mangueras y colocar los tornillos de fijación para dejar la bomba en su lugar.

Rellena el sistema con líquido refrigerante y procede a verificar que no exista ningún tipo de fugas, para proceder con el purgado del sistema. Una vez hecho esto, se debe rellenar el faltante de líquido refrigerante, y dejar el coche en reposo por 4 horas antes de volver a utilizarlo, verificando una vez más que no exista ninguna fuga.