4 datos curiosos sobre las muñecas sexuales

A medida que pasa el tiempo, todo va evolucionando y con las nuevas tecnologías era cuestión de tiempo de que la evolución tocara a la industria más antigua del mundo: la sexual. Sobre todo, en lo que respecta a esas personas que están solas y que buscan compañía sin querer involucrar sentimientos.

Es así como se llega a las muñecas sexuales, que en la actualidad pueden llegar a fascinarnos y asustarnos por su hiperrealismo. Por eso, a continuación, te daremos algunos datos curiosos sobre ellas.

Sus inicios se relacionó con Hitler

Así como lo lees, la historia registra que la primera persona que se interesó por la creación de una suerte de mujeres inflables fue Adolf Hitler, pues se lo solicitó a Olen Hannussen, un médico danés, con la intensión de que los soldados en combate liberarán su estrés sin crear lazos emocionales y sin contraer enfermedades venéreas.

Todo esto recibió el nombre de Proyecto Borghild, y la solicitud era que se creasen mujeres de 1,76 de altura, con pechos y labios grandes, brazos y piernas definidas, que la cabeza fuese articulada y que tuvieran un ombligo.

Ya hay coleccionistas de ellas

La creatividad humana es infinita y definitivamente existen personas que aman coleccionarlas, el mundo de las muñecas sexuales y de la industria sexual no va a ser la excepción. Por ejemplo, existe una pareja inglesa, los Gibbins, que tienen en su poder unos 240 ejemplares de estas muñecas.

Y lo más irónico es que en vez de divertirse “usándolas”, se dedican a cambiarles la ropa, tomarles fotos y todo sin ningún interés sexual.

¿Para qué se usan?

Su empleo principal es la satisfacción personal y sexual de aquellas personas que están solas, solteras y que no consiguen o no quieren tener pareja. Y gracias a la variedad de sus diseños, tamaños y precios, definitivamente cada vez se están volviendo más y más accesibles.

El nivel de detalle es impresionante

Existe una empresa llamada Orient Insdustry que realmente ha revolucionado esta industria, gracias a la introducción de una colección de muñecas que definitivamente te dejarán con la boca abierta.

Y es que se confunden con personas reales si no se les mira con detenimiento. Esto se debe a que se hayan fabricadas con silicona de la más alta calidad, lo que permite emular de manera muy realista el tacto humano, permitiendo una textura y una imagen muy parecida a la piel humana.

Además, sus ojos cuentan con un diseño milimétrico, lo que permite que parezcan realmente humanos. Lo mejor: puedes pedir tu muñeca por encargo y solicitarla con los rasgos que desees.

Como verás, la industria del entretenimiento sexual cada día alcanza un mayor realismo y gracias a que crece día a día, cada vez resultan más accesibles sus productos. Si quieres saber más de ello ingresa a una muñeca de silicona y deja que tu imaginación vuele.